Inversión en crowdlending y riesgos

Como indiqué en mi entrada anterior, parte de mi cartera se encuentra en crowdlending. Aquí revisamos sus riesgos.

Invertir en crowdlending implica una serie de riesgos a considerar y mitigar antes de invertir y durante el proceso de inversión. En esta entrada voy a contar en qué se basa el proceso, relatando en otra entrada mi experiencia de inversión. Muchos de los ejemplos y explicaciones, los daré basados en mintos, que a día de hoy es una de las plataformas más extendidas.

Antes de detallar los riesgos es importante conocer qué es el crowdlending. El crowdlending consiste en participar de manera (normalmente) minoritaria en préstamos ofrecidos sobre todo a particulares y pequeñas empresas.

Intervinientes

  • El prestatario, que es la persona o empresa que recibe el préstamo. Este préstamo en ocasiones puede tener una garantía adicional. Así, por ejemplo, en un préstamo para la compra de un coche, el coche puede ser una garantía que cubra el pago del préstamo.
  • El originador. Éste es el que tiene la primera relación con el prestatario, recibe su petición, la evalúa y decide darle el préstamo o no. Si lo decide, pude mover el préstamos a una plataforma, donde muchos inversores se harán cargo de una parte del préstamo. En general las plataformas exigen a los orginadores que mantengan un porcentaje del préstamo en su poder. De este modo, se asegura que el originador del préstamo está alineado con los intereses de los inversores finales. Además, el orginador del préstamo, ofrecerá normalmente el préstamo en la plataforma con unas condiciones de interés algo menores a lo acordado con el cliente. De este modo, obtiene un ingreso adicional para pagar sus costes y como veremos más adelante cubrir riesgos.
  • La plataforma es la que se encarga mediante sus herramientas, de recibir las solicitudes de originadores e inversores y hacerlas cruzar.
  • El inversor final que somos nosotros.

Los riesgos que se presentan tienen algunas diferencias respecto a las inversiones tradicionales en fondos, acciones, depósitos bancarios etc. Estos riesgos se pueden diferenciar en los siguientes aspectos:

Riesgo de impago del prestatario

Riesgo de impago del prestatario. Del modo que funciona esta inversión, nosotros como inversores somos los dueños de una parte del préstamo, y si el prestatario no paga, el inversor no cobra. Este aspecto debe ser tomado en especial consideración, ya que como inversores no conocemos a la persona a la que hemos hecho el préstamo ni tenemos ninguna garantía sobre su solvencia.

Este riesgo puede ser limitado seleccionando de manera cuidadosa tanto la plataforma de inversión como el tipo de préstamos que seleccionamos. Casi todas las plataformas ofrecen préstamos con “buyback” o garantía de recompra en castellano. Estos préstamos tienen la característica de que el originador del préstamos o la plataforma se comprometen a recomprar el préstamo si el prestatario no paga. Generalmente, esta garantía de pago se establece un cierto número de días posterior al vencimiento del préstamo, de cara a dar tiempo que cualquier situación anómala puntual sea resuelta.

Tomando como ejemplo Mintos, en sus préstamos con garantía, se recomprarán si permanecen en impago por un periodo de 60 días. Dependiendo de la plataforma la garantía de recompra puede tener distintas características, así puede aplicar que pague intereses desde el primer día del impago o que en el periodo del impago no genere intereses. En general, este riesgo puede ser gestionado con bastante facilidad si se conoce como opera la plataforma con la que se vaya a trabajar.

Riesgo de quiebra del originador

Riesgo de quiebra del originador. Este riesgo viene dado porque el originador es el que tiene la relación con el prestatario, y además en muchas ocasiones es el que ofrece la garantía de recompra. Si el originador quiebra, toda nuestra inversión y la garantía pueden no ejecutarse. Es por ello, que las plataformas, hacen (o deben hacer) un proceso detallado de selección de originadores con los que van a trabajar. Ello va en su propio interés, ya que si se produjera una quiebra en un originador y los inversores no recuperan su inversión, va en detrimento de la imagen y prestigio de la plataforma. Las plataformas habituales, hacen controles sobre los originadores con los que trabajan. Por ejemplo, mintos detalla en esta página cómo lo hacen.

La forma de minimizar este riesgo es diversificar las inversiones (si la plataforma te lo permite) entre el mayor número de originadores posible, y asegurar que son originadores de la mayor calidad. Siguiendo con el ejemplo de mintos, en la actualidad existen 66 originadores diferentes, que mantienen en general una inversión de entre el 5 y el 20% de los préstamos que proporcionan.

Adicionalmente, y de cara a valorar la calidad de los originadores, algunas plataformas ofrecen un rating de los mismos. Estos ratings están basados en  el propio análisis de la plataforma, por lo que tampoco son una ciencia exacta. En internet, existen usuarios y plataformas que hacen sus propios análisis de los originadores:

Uno muy popular es el realizado por explorerp2p que se basa en las características financieras de cada uno de ellos.

Otro es éste que se basa en el anterior y además lo enriquece con alguna característica interesante a considerar como el que paguen intereses en caso de retraso en el pago y el “periodo de gracia”, que consiste en unos días que el originador se reserva para asegurar que los pagos se realizan sin que se paguen intereses; está pensado especialmente para asegurar que pagos internacionales son procesados sin incurrir en penalizaciones adicionales.

Otros riesgos

Riesgo de quiebra de la plataforma. La razón de este riesgo es que al realizar todo el proceso a través de una plataforma, puede suponer problemas para conseguir obtener los cobros en caso de quiebra. Según opere la plataforma, este riesgo es mayor o menor. En general, en la mayoría de los casos, para cada préstamo se genera un contrato entre el originador y el inversor. En ese caso, el riesgo se minimiza, pero seguiría estando el problema de recibir los pagos. Es por ello que es importante tratar de operar con plataformas que tengan ya un recorrido y esté certificado su correcto funcionamiento.

Una forma de mitigar este riesgo es tratar de diversificar la inversión entre varias plataformas. En castellano, Inversor Millenial ha explicado su experiencia y elaborado un pequeño ranking interesante de plataformas.

Un posible riesgo adicional a tener en consideración es la existencia de un fraude en cierto modo masivo, especialmente relevante si se produce a nivel originador o plataforma con el propósito de obtener los recursos de los clientes mediante falsos préstamos.

Como conclusión, la inversión en crowdlending, presenta unos riesgos que hay que ser capaces de asumir y tratar de mitigar en nuestras inversiones. Teniendo todo eso en consideración, los rendimientos obtenidos pueden ser interesantes y los riesgos asumibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *